Redactar contenidos de calidad a tiempo sin morir en el intento

Descubre la forma de redactar textos de forma puntual y sin perder calidad.

Al igual que creamos pareados tan molones como el titular, los que llevamos ya unos cuantos años redactando contenidos sabemos perfectamente que el factor tiempo es igual de importante que la calidad. Sin embargo, no es una práctica muy respetada cuando nos adentramos en la puja pura y dura de la oferta y demanda de redacción de artículos. De ahí mi necesidad por compartir mi punto de vista contigo sobre cómo redactar contenidos de calidad a tiempo sin morir en el intento.

Desde el principio: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de calidad en un texto?

Al igual que en cualquier otro plano de la vida, siempre vas a encontrar seguidores y detractores. No eres intocable ni gustarás a todos, olvídalo y asúmelo. Considérate un artesano/a del teclado, un profesional que, con mayor o menor experiencia, mejores o peores habilidades, modestamente sigue abriéndose camino y perfeccionando su técnica con cada cliente que conoce. Eso es de admirar, y más aún si comprendemos desde el principio que el concepto calidad a veces se difumina según los gustos de terceros.

La calidad de un texto se mide por muchos factores. Uno de ellos, como es de esperar es la gramática y la ortografía, pero yendo un poco más allá…

La calidad de tu futura redacción pasará principalmente por la revisión y juicio de aquellos que te contratan, que son; El que te paga y los que te van a leer.

Si no generas un contenido atractivo, bien estructurado y con sentido, te espera un futuro inmediato poco prometedor. Es decir, conoce a aquellos que te contratan, descubre qué hacen y cómo necesitan la información. Averigua sus gustos y conviértete en un seguidor más. Solo así tendrás la información necesaria para enfrentarte al fondo blanco de Word con garantías.

¿Por qué el factor tiempo es tan importante y a su vez poco respetado?

Seguro que estarás pensando: – “Yo siempre cumplo con mis tiempos pactados, no sé por qué dices eso.” Enhorabuena, formas parte del pequeño y selecto grupo que confirma la regla. Créeme cuando te aseguro que más de la mitad de redactores no cumplen con los tiempos estimados de entrega.

Nos empeñamos en aceptar y postular a todos los trabajos que se ofertan con tal de llegar a fin de mes, pero no nos damos cuenta de que posiblemente más del 70% de ese sobreesfuerzo a realizar no es nada rentable.

¿Todo esto en qué se traduce? En un descenso de la calidad. Calidad en el contenido y calidad en tus servicios. Primero porque el texto, si no es entregado a tiempo, suele ser motivado por una falta de organización o exceso de trabajo, y segundo porque las prisas nunca fueron buenas compañeras, y menos haciendo algo con lo que pretendes generar interés.

Organízate, aprende a seleccionar y prioriza. Aprende a trabajar para ti.

Estamos acostumbrados a pensar únicamente en el objetivo económico. Queremos trabajar mucho aceptando todo para que, en un futuro nada garantizado, trabajemos poco y ganemos mucho. Esto, si no sabemos gestionarlo correctamente provocará un conflicto entre intereses y tiempo del que es muy complicado salir.

Para redactar contenidos de calidad a tiempo necesitas organizar precisamente el factor más importante: Tu tiempo.

Organízate mejor, descubre fórmulas que no te provoquen ansiedad y, si tienes o necesitas asumir un gran volumen de trabajo, dispón de esas horas quitándolas de otros menesteres que consideres menos importantes.

  • Podrías reducir tus 4 horas semanales de Netflix a 2.
  • Acuéstate sin trasnochar y levántate antes para aprovechar la mañana.
  • Utiliza una agenda para apuntar todo lo que haces y debes hacer.
  • Coordina tu horario con el resto de actividades del día a día.
  • Calcula el mínimo importe por el que estás dispuesto a trabajar.
  • Lee y documéntate sobre nuevas técnicas y oportunidades. Aprovecha los recursos que San Google nos brinda.
  • Ayuda mucho redactar para ti. Contribuye a mejorar tu imagen corporativa y te permite evolucionar aprendiendo nuevas habilidades como escritor/a.
  • Redacta todo el contenido como si fuera para ti.
  • Sé benévolo contigo, asume críticas y corrígelas.

Todo esto se traduce en una inversión útil, tiempo que asumo estarás dispuesta/o a invertir en esta pasión tan gratificante y potencialmente rentable como es redactar contenidos. Redactar contenidos de calidad a tiempo es posible, créeme.

Consigue el equilibrio entre calidad y tiempo: Rentabilízalo, no lo inviertas únicamente en redactar para todos, sino en mejorar también para ti.

Redactar contenidos no es solo anunciarse y esperar a que lleguen las peticiones. Tampoco es registrarse en una de estas plataformas de moda y bajarse los pantalones. Ser un buen redactor de contenidos conlleva un trabajo adicional, un esfuerzo que engloba cuidar la imagen, ser accesible, flexible, estar preparado y valorarte a ti misma/o.

Redactar contenidos de calidad y entregarlos a tiempo es posible, redactar para aquellos que te contratan de forma satisfactoria también. Realmente, hacerlo bien es cosa tuya, pero te garantizo que, si le pones ilusión, constancia y organización a tu esquema de trabajo, no fallarás. Si quieres saber un poco más acerca de la calidad de los contenidos y su coste, no te pierdas esta pequeña extensión.

Copywriter, ex- futbolista en el recreo, ex- yonki del amor y ex-tremadamente feo! Apasionado de la gastronomía, el marketing y la redacción. Colaboro con diferentes agencias de contenidos en España.