Redacción de contenidos: ¿Por qué es tan importante la calidad del texto?

Analicemos los factores que determinan la calidad del texto

En el mundo de la redacción de contenidos existen multitud de opciones, tanto a la hora de componer los propios textos, como de enfocarlos o incluso de quién va a tener la tarea de redactarlos. Y es en este último punto donde voy a hacer especial hincapié, ya que no siempre acertamos con el redactor, algo que afectará seriamente a la calidad del texto.

¿Cómo podemos medir la calidad del texto?

Es obvio que mientras se elabora no podemos hacer nada, más que nada porque no solemos compartir oficina con nuestros clientes. Sin embargo, la calidad de los contenidos está especialmente relacionada con la calidad de quién lo hace y, viendo la actual oferta de redactores de contenidos que tenemos en el mercado, no es tan sencillo confiar y delegar estas funciones en alguien verdaderamente competente.

Para medir la calidad de un texto tendremos que cambiar de punto de vista, es decir, tendremos que ubicarnos desde la postura de un posible comprador, un cliente en potencia que casualmente ha llegado a tu tienda, blog o web en busca de una determinada información.

La siguiente pregunta que deberías plantearte es:

¿Realmente estoy leyendo contenido interesante o es simplemente una serie de frases cuyo único objetivo es posicionarme en los buscadores?

Si realmente te capta el contenido, si te ha enganchado y por lo menos te ha motivado para seguir leyendo, enhorabuena, quién te compone los textos es alguien que piensa realmente en enfocarlos de forma correcta, haciendo que un simple párrafo se convierta en una potente herramienta de captación de clientes.

El problema de conseguir un texto de calidad casi siempre está relacionado con un problema de presupuesto

Me vas a tirar una mesa a la cabeza, pero permíteme que te asegure que generalizar no siempre es la mejor opción para justificar un error nuestro. Y digo error nuestro porque normalmente nos dejamos seguir por las limitaciones económicas que tenemos pensado establecer, siendo casi siempre insuficientes.

Y no por nuestra capacidad económica, sino porque priorizamos otras cosas o directamente nos duele gastarnos esas cantidades en algo que sabemos que podemos conseguir más barato. Pero, ¿Estás dispuesta/o a pagar el precio que conlleva? Lo barato sale caro y no hay refrán en este mundo que tenga más razón.

Hay redactores de contenidos debajo de las piedras, es más difícil equivocarse que acertar

Y te lo digo con el corazón en la mano. La calidad de un texto no debería ser un problema si no fuera por las limitaciones que nos establecemos nosotros mismos, siendo en muchas ocasiones innecesarias e inexistentes.

Tienes un proyecto, un negocio que está empezando o que quizá ya tenga tiempo. Puede que ahora hayas decidido adentrarte en el mundo digital ofreciendo tus servicios al mundo entero, pero sea como sea, siempre tendrás los recursos que te ofrece la era globalizada. Hablo de:

  • Facilidad por encontrar redactores de todos los perfiles.
  • Sencillez a la hora de establecer contacto con ellos.
  • Posibilidad de acceder a sus portfolios y conocer sus trabajos.
  • Puedes encontrar referencias acerca de aquellos redactores que te interesan.
  • No necesitas desplazarte.
  • No necesitan desplazarse.

¿Y sabes cuál es el fallo más grande a la hora de encontrar un redactor de contenidos que redacte texto de calidad?

Tus límites y tener tanta variedad cerca. Lo hemos hablado en alguna que otra ocasión, hay muchísimas personas que ofrecen servicios de redacción a precios realmente bajos. Puede que tengas suerte, pero también te expones a contratar a alguien tan barato que únicamente tenga como motivo ser redactor para conseguir ganarse un jornal. Sin importarle si le gusta o no lo que hace, algo fundamental para tus intereses.

¿Y sabes por qué muchos ignoran este punto y siguen contratando a gente inexperta y excesivamente barata?

Por la rapidez con la que queremos las cosas, porque somos personas que deseamos algo y lo queremos ayer, y si no nos vale lo tiramos a la papelera de reciclaje y a otra cosa. Amazon es Amazon gracias a esta frase, gracias a que permite que sus clientes puedan adquirir sus productos en menos de 1 día, viniendo de otra ciudad y estando a cientos de kilómetros. ¡Algo impensable hace apenas 10 años!

Un redactor de contenidos que no genera calidad lo demuestra en cada una de las frases que componen su texto. No hay que ser artistas, no hay que sacar un título para poder ejercer esta actividad. Simplemente te tiene que gustar, tienes que empezar y, a medida que vas cogiendo experiencia, tus ganas y habilidades siguen creciendo. ¡No tiene misterio!

La mejor forma para conseguir encontrar un redactor de contenidos que genere textos de calidad

Invierte tu tiempo en conocer más de cerca a los redactores. Hoy en día no necesitas poner un anuncio ni hacer entrevistas. Hoy solo tienes que conectar el ordenador y buscarlo en Google. Puedes acceder a plataformas como Fiverr o Freelancer en las que existen infinidad de redactores de contenidos o puedes curiosear en los buscadores directamente, accediendo a sus perfiles y conociendo sus trabajos.

Ahora bien, ¿Qué cantidades estarías dispuesto a pagar? Puede que tus limitaciones económicas no te permitan más, pero por favor, no lo hagas simplemente por ahorrar y pagarle a otro más barato. Conócelos al menos, dales la misma oportunidad a diferentes perfiles y descubre qué pueden hacer por ti. Invertir 20 euros en un post podría ser mucho más rentable que ahorrarse 15 y pagar 5 a otro de dudosa o desconocida valoración.

La calidad de un texto puede aumentar el valor de tu proyecto

Y si dudas de esta afirmación puedes ir corriendo y comprobarlo en la red. Tan solo necesitas encontrar empresas cuya prioridad no son los contenidos que publican, verás una relación proporcionada con el impacto que tienen sus publicaciones y el volumen de ventas que generan. Sin embargo, apostar por el contenido y dejarlo en manos de profesionales sí permite hacerte visible y atractivo.

Mi intención no es convencerte de que contrates A antes que B. Conozco redactores de contenidos que hacen un trabajo increíble por apenas 0,010 cts la palabra, mientras que otros lo hacen peor por diez veces más. Como en todas las actividades, hay buenos, malos, regulares y Dioses. La clave es encontrar el equilibrio entre tus objetivos y las habilidades de alguien realmente competente.

En definitiva, la calidad del texto contribuye notablemente al éxito de tu proyecto, pero para lograrlo necesitas recurrir a un redactor cualificado y responsable. No te fijes únicamente en el precio, eso solo hace que pierdas calidad.

Copywriter, ex- futbolista en el recreo, ex- yonki del amor y ex-tremadamente feo! Apasionado de la gastronomía, el marketing y la redacción. Colaboro con diferentes agencias de contenidos en España.