Me acaban de copiar un post; venganza mortal

Copiar un post hoy en día es una auténtica tontería

¿Qué es lo que podemos hacer en el caso de que hayamos detectado que nos acaban de copiar un post? Se habla mucho acerca de este problema y no son pocas las referencias que podemos encontrar en la red. Hay reacciones para todos los gustos. Yo directamente lo maldigo y me convierto en la persona más pesada del planeta.

Hay infinidad de gente indignada que busca una solución o la forma de poder evitar que su creatividad y esfuerzo sean copiados por otros que no se molestan ni en redactar su propio contenido. La cruda realidad es que, no solo en la redacción de contenidos, sino en la vida cotidiana, estamos sometidos a este tipo de riesgos a veces tan dolorosos para quienes se han molestado inicialmente en llevar a cabo esa teoría o trabajo.

Antes de seguir, tenemos que dejar clara una cosa: Cuando digo copiar un post, es copiar un post. Literal. Aclaro esto porque hay que establecer unos límites, una barrera ética, ya que este artículo no es el primero en el planeta en abordar este tema y, más de uno, se podría sentir ofendido.

Imagina que tienes un blog, imagina que dedicas todo tu tiempo libre a hacerlo más grande, a generar contenido. Y ahora llega un desalmado y te lo roba todo, copy y se lo lleva…

Es probable que no sea la primera vez que te sucede, incluso estoy más que convencido de que puede que ni te hayas enterado en alguna que otra ocasión de lo que han hecho con tus publicaciones. Los humanos somos así, si vemos algo que nos gusta – Y no somos capaces de hacerlo nosotros mismos – lo copiamos.

La diferencia es: Algunos cogen la idea, copian el concepto y desarrollan su producto (texto), o modelo de negocio.

Algo positivo, algo coherente, pues todos necesitamos inspirarnos y partir de algún principio. Mientras que otros, se apoderan de la idea, la copian exactamente igual y no tienen ningún cargo de conciencia a la hora de evaluar los riesgos que conlleva hacerlo.

Es triste lo que nos hacen, lo sé. Pero oye, por una parte deberíamos sentirnos alagados al ver como los malditos de turno buscan nuestro contenido para poder amueblar sus blogs. Eso demuestra que les ha gustado lo que has escrito o lo consideran útil, rentable, bonito, etc.

                No serán una ofensa permanente ni tendrán mucho futuro; El Karma, Google, sus adorables madres, la justicia divina o la justicia humana se encargarán de ponerlos en su sitio.

¿Cómo podemos detectar que nos han copiado un post?

La forma más simple es copiar un párrafo de nuestro post en el campo de búsqueda de Google. Él buscará y nos mostrará aquellos lugares en los que el texto sea muy similar o idéntico a nuestro contenido. Suele saltar a la vista una copia tan clara como la que suelen hacer.

Otra forma es Plagium, una herramienta en red con la que haremos el mismo proceso; copiar nuestro párrafo y hacer una consulta en busca de posibles plagiadores. Esta herramienta la vengo usando desde hace años y la verdad es que te la recomiendo, tanto por ser gratuita como por su efectividad.

Pero, ¿Qué podemos hacer cuando lo detectamos?

Mi lado bueno dice que intentes ponerte en contacto con ellos y amablemente pidas que se retire el contenido plagiado, incluso recurras a ayuda legal en caso de que te suponga una ofensa personal o suponga riesgo para tu proyecto. Sin embargo, mi lado cabroncete follonero tiene otras alternativas.

Creo que es mejor darles de su medicina, y contamos con una gran cantidad de opciones malvadas para poder llevar a cabo nuestro plan.

  1. Crear un post felicitando la copia y enlazando a sus blogs. ¿Quieren visitas? Ahí van las visitas. Se hará público el suceso y no creo que les guste mucho.
  2. Crear el post, felicitarlos, enlazarlos y recomendar a nuestros lectores que pueden pasar por la susodicha entrada a dejar un comentario… Imagina una avalancha de opiniones negativas.
  3. Puedes dedicarle un post resumen de la semana con todo lo que ha copiado de tu blog y todos aquellos que hayas localizado de otros blogueros. Además de darte contenido original en tu blog, permitirá dar a conocer aún más su mierda de blog o proyecto.

Google no se anda con tonterías ante la copia de contenido

Piensa que, si copia contenidos originales y buenos, las penalizaciones de Google no son suficientes como para eliminar su blog, pero sí para no posicionarlo. En el pasado, había ocasiones que salía mejor parada la copia que el post original. Ahora los algoritmos de Google han evolucionado, las multas son más duras y rara vez se puede sacar crédito y beneficio de alguien que constantemente copia de terceros.

El objetivo de estos ignorantes es atraer visitas para convertirlas en dinero, ya sea en publicidad o vendiendo alguna mierda de producto copiado también de otros. ¡Boicoteemos su objetivo! Puedes:

  • Ignorarlo.
  • Denunciarlo ante la justicia.
  • Denunciarlo ante la comunidad de internet.
  • Recomendar boicotear los comentarios de su blog o producto.
  • Intentar contactar para que retire el contenido copiado.
  • Enviarle una caja postal con el dedo de una muñeca y una nota en la….

Bueno, copiar un post es fácil, pero nada rentable. No lo hagas. Sé creativa o creativo, invierte tu tiempo en conocer diferentes formas de redactar, de comunicar. Sé más directo, menos, se agradable en la lectura, infórmate y busca siempre apoyo en Internet, pues no te imaginas la cantidad de recursos que tenemos a nuestro alcance.

 

Imagen

Copywriter, ex- futbolista en el recreo, ex- yonki del amor y ex-tremadamente feo! Apasionado de la gastronomía, el marketing y la redacción. Colaboro con diferentes agencias de contenidos en España.