El marketing de las emociones; Contenidos que venden

Desfase del anuncio convencional, ahora lo que se lleva es estudiar las respuestas emocionales del cliente para involucrarlo y vender más. Ésta podría ser una muy breve respuesta a la pregunta sobre qué quiere decir este término tan moderno; el marketing de las emociones.

A pesar de ser un término que ya lleva con nosotros algunos años, cada día se renueva y crece

El neuromarketing suena muy técnico y siempre me recuerda a la mercadotecnia pura y dura, por ese motivo y dado que no nos vamos a poner en modo pros redomados, le llamaremos el marketing de las emociones, o esa parte en la que tenemos que vender un producto recurriendo a las emociones del consumidor, cliente en nuestro caso.

Nosotros queremos vender un artículo, deseamos redactar para ese cliente ideal que queda satisfecho con el servicio y que, por si fuera poco, te manda una cesta por Navidad.

¿Qué hacemos para conseguirlo? Trabajar como siempre, pero con una diferencia, en este caso intentaremos llegar a su corazoncito de tal forma que sienta la necesidad de llamarnos, que diferencie nuestro logo de los demás, algo realmente complejo. Y esto lo lograremos si nos acercamos a lo que él piensa, a lo que realmente quiere y nos relaciona con ello.

Contenidos que venden a través de las emociones

Igual te estás preguntando que cómo es posible conseguirlo, pero lo cierto es que todo sector, producto y servicio tiene su punto emocional de cara al consumidor final, mientras que más del 70% de las empresas en el mundo podría desaparecer y no nos daríamos cuenta.

Cuando buscamos un coche nuevo, nos fijamos en los anuncios que se aproximan a aquello que nos llama internamente, porque la marca recurre a un sentimiento, y antes que el modelo de coche, pensamos en lo que representa esa imagen que estamos viendo.

BMW; ¿Te gusta conducir?

Puede que no te despierte curiosidad el modelo del coche ni lo recuerdes, pero seguro que alguna vez has sacado la manita por la ventanilla simulando al anuncio. Es decir, te ha despertado el interés el momento clave de la conducción que llama la atención al 80% del planeta: carreteras inhóspitas, paisaje bonito, un buen coche y tú haciendo el ganso con la mano al son del viento. Venden esa emoción antes que el motor 2.0 que lleva bajo el capó.

Imagina que durante un caluroso día de playa, acudes al chiringuito sudando y agobiado por los grados, esperas impaciente el botellín de cerveza que habías pedido. Cuando llega, frío como un polo, ¡quitas la chapa y te dispones a beber… Stop aquí! Momento clave que queda guardado en tu mente, tendrás una fotografía mental como ésta:

Curiosamente es la que emplean en la mayoría de los spots de las principales cerveceras. Vende el sentimiento de la foto, no la marca en sí ni las propiedades de la cerveza, ésta solo es un agregado. Vende la puesta de Sol, las playas, las cañas con los amigos brindando, y siempre bien frías. Pues con la redacción de contenidos, como cualquier otro servicio o producto, tendremos que hacer lo mismo.

Para un redactor de contenidos, el marketing de las emociones es una herramienta imprescindible

No necesitamos ir a una carretera y vender un prototipo emocional 2.0 que vaya sobre ruedas. Ni tampoco meter artículos en la nevera y mostrarlos bien fríos en una playa soleada.

El artista encargado de vender a través del contenido, ese copywriter creativo y audaz, tan solo debería ponerle la miel en los labios al cliente, mostrarle la comodidad y sencillez con la que sus contenidos y el de sus clientes finales, le conducirán al éxito que él espera tener. Las personas queremos resultados, queremos vernos en la mejor de las situaciones y a menudo nos dejamos llevar por el impacto que tiene una imagen o una frase bien planteada.

El marketing de las emociones juega precisamente con estos factores, con la forma en la que nos mostramos ante el visitante, cómo se lo mostramos para captar su atención y hacerlo sentir que forma parte de esa postal ideal.

Ahora bien, BMW no vendería tantos coches ni sería una gran marca si sus modelos no ofrecieran unas prestaciones, muy por encima de la mayoría de marcas convencionales del sector. Esto quiere decir que, aunque seas un fenómeno despertando emociones a tus clientes, la originalidad y la calidad no pueden verse afectadas, sino todo lo contrario, reforzadas.

Imagen principal

Copywriter, ex- futbolista en el recreo, ex- yonki del amor y ex-tremadamente feo! Apasionado de la gastronomía, el marketing y la redacción. Colaboro con diferentes agencias de contenidos en España.